viernes, 31 de marzo de 2017

UNA SILUETA DE TIZA EN LA ACERA

Estaba aturdido y confuso. A su alrededor el escenario le resultaba desconcertante. Muy cerca veía que estaba pintada con tiza la silueta de un cadáver en la acera, tan reciente que, a su espalda, podía ver a los camilleros llevando el cuerpo totalmente tapado hacia la ambulancia.
 
Dos personas delante de él estaban comentado lo sucedido. Por lo visto, un atracador no se había conformado con la cartera de la víctima y le asestó, de despedida, una puñalada mortal.
 
A cierta distancia observó que, entre el revuelo de gente que se había acumulado ante la escena del crimen, la policía estaba abriendo paso a una mujer que llevaban hacia la ambulancia. Su confusión aumentó cuando, al verla más de cerca, se percató de que la mujer era su esposa. No podía dar crédito, ¿qué estaba pasando?.

A continuación contempló, extrañado, como a su esposa le mostraban el rostro de la victima que estaba en la camilla, destapando sutilmente la  tela que lo cubría. Entre sollozos su mujer asintió y la oyó balbucear: ¡si, es mi marido!.

Él asistía incrédulo a toda la escena y por fin se empezaba a dar cuenta de lo que estaba pasando.
 
Se llevaron a su mujer desconsolada, la ambulancia arrancó con el cadáver, los curiosos se fueron retirando y al poco, la policía también se marchó.

Solo quedaba él, o mejor dicho, su espíritu... y su silueta de tiza en la acera.
 
AUTOR: Rafa Fernández.
 

EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.

lunes, 27 de marzo de 2017

SU FUTURO EN UN SOBRE

Era periodista con vocación de investigador. Su trabajo en una revista le permitía dar rienda suelta a su instinto de detective, involucrándose a fondo en el tema a examinar, intentando conseguir la información necesaria para escribir sus artículos.
 
En esta ocasión le habían encargado un trabajo sobre esoterismo. Él nunca había creído en videntes, echadores de cartas, lectoras de manos y en general en ningún tipo de iluminado. Visitó a muchos y constató que el fraude era el denominador común de estos supuestos adivinos y ya solo le faltaba una última visita para tener material suficiente para empezar su artículo.
 
El personaje que completaría su tarea de documentación tenía fama de acertar con sus predicciones, como casi todos. El método que utilizaba era semejante a una imposición de manos, con la que supuestamente conseguía desvelar lo que le deparaba el futuro al cliente. Tenía la precaución de cobrar primero y luego escribir en un papel lo que veía y entregarlo dentro de un sobre al interesado, para que lo leyera fuera de allí.

Como un cliente más, aunque escéptico, pasó por todo el proceso y aguantó la parafernalia que le pareció igual de ridícula y engañosa que en las demás ocasiones. Al terminar, el adivino le dio un sobre donde se guardaba el futuro que le esperaba.
 
Para ver el contenido espero a salir del local, intentando cumplir con las instrucciones. Cruzó al otro lado de la calle aprovechando que por la calzada no venían coches. Ya en la otra acera abrió el sobre y sacó el folio doblado. Se quedó perplejo cuando comprobó que el papel no tenía nada escrito. Se sintió más engañado y timado que en ninguna otra ocasión y quería volver para decirle cuatro cosas al estafador.

Estaba tan indignado que cruzó sin precaución y sin percatarse de que se acercaba un coche a mucha velocidad. El conductor no pudo esquivarlo y el golpe fue letal.

Quedó tendido boca arriba sobre el asfalto con el papel en la mano, un folio sin nada escrito, vacío... como su futuro.

AUTOR: Rafa Fernández.

EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.

viernes, 17 de marzo de 2017

PIRATAS, CORSARIOS, FILIBUSTEROS y BUCANEROS

Si tienes dudas sobre las diferencias que hay entre pirata, corsario, filibustero y bucanero, las breves descripciones que  se dan en este artículo te pueden servir de ayuda, al menos, para aclararlas un poco.

En el sentido histórico de estos términos, se podría decir que básicamente todos ellos hacen referencia a personas que practicaban la misma actividad, la piratería, aunque con algunos matices diferenciadores que ahora describiremos.

Desde que existe la navegación marítima siempre ha habido algún tipo de piratas, aunque en la mayoría de las ocasiones, cuando nos referimos a ellos, casi todos pensamos en los del mar Caribe de los siglos XVII y XVIII, época en la tuvo su máximo desarrollo y que muchos historiadores consideran la "edad de oro de la piratería".

El concepto de pirata lo define la RAE como: Persona que,  junto con otras de igual condición, se dedica al abordaje de barcos en el mar para robarEsta descripción además del pirata, también la cumplen el corsario, el filibustero y el bucanero, todos ellos muy representativos de la época en la que esta actividad tuvo más adeptos, sobre todo en la zona caribeña. Fueron como "bandoleros marítimos" que se diferenciaban entre unos y otros por detalles relativamente pequeños:

PIRATAS:
Se entiende como pirata al individuo que se dedicaba al abordaje de barcos en el mar con intenciones delictivas de todo tipo, como el robo, saqueo, secuestro, asesinato... Aunque la mayoría de sus acciones las perpetraban en el mar, también podrían producirse ocasionalmente en tierra firme. El término es muy genérico, por eso el corsario, el filibustero y el bucanero suelen ser considerados variedades de piratas.

CORSARIOS:
Eran una especie de "piratas legales" con autorización de algún gobierno que les concedía permiso (patente de corso) para practicar la piratería contra los navíos con bandera de gobiernos enemigos.
 
FILIBUSTEROS:
Mayoritariamente se movían por el mar de las Antillas y casi siempre sus actividades tenían lugar en las cercanías de la costa y también en las localidades costeras.

BUCANEROS:
Eran similares a los filibusteros pero atacaban principalmente  a los españoles y su acción solía limitarse a los alrededores e interior de la isla de la Tortuga, cerca de La Española (isla que actualmente acoge a Haití y la República Dominicana).
 

Se puede resumir que la distinción principal entre ellos era la manera de practicar la piratería, aunque la línea que marcaba la diferencia era muy difusa y hubo casos de piratas que después ejercieron como corsarios y luego como filibusteros o bucaneros, en ese orden o en cualquier otro, cambiando su "trayectoria profesional" a lo largo de su vida de abordajes.


NOTA: La imagen es de una obra de 1920 del pintor  Jean Leon Gerome Ferris, en la que se representa  la captura del pirata Barbanegra en 1718, por el teniente Robert Maynard en Ocracoke Bay.


EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.

jueves, 9 de marzo de 2017

NOS OBSERVAN CON MICROSCOPIO

Me di cuenta cuando subí al viejo trastero. Al encender la bombilla pude observar que en torno a su luz flotaban un universo de minúsculas partículas de polvo. Era como un micro cosmos donde las motas suspendidas parecían cuerpos celestes, muchos de ellos seguramente deshabitados, pero otros, en cambio, podrían estar llenos de vida con infinidad de microorganismos de distintas naturalezas.

Me fije en una mota en particular y mirándola imaginé lo diminutos que serían los seres que vivían allí, aunque ellos no serían conscientes de su insignificancia. Probablemente tendrían la sensación de que su partícula de polvo era como un gran planeta y la bombilla una inmensa estrella muy lejana que los iluminaba y daba calor.

Con toda seguridad no percibían que yo estaba allí, observando. No sabían que su inmenso universo solo era para mi un minúsculo espacio alrededor de una bombilla y que con los avances tecnológicos de nuestra civilización podría estudiarlos en profundidad sin que supieran de mi existencia, sin siquiera imaginarse esta realidad.

Durante esta reflexión caí en la cuenta de que nosotros podríamos ser igual de ignorantes e insignificantes para entes que no conocemos. ¿Y si en realidad vivimos en un diminuto planeta que es como una mota de polvo para otros seres?. ¿Y si todo nuestro inmenso universo lo forman partículas minúsculas que flotan en un pequeño espacio a los ojos de ellos?. ¡Quién sabe!, tal vez solo seamos microorganismos que ocupan una ínfima esfera para  los habitantes  de un  mundo  de proporciones inimaginables  para nosotros... y nos están observando con sus microscopios.

AUTOR: Rafa Fernández.

EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.