jueves, 17 de diciembre de 2015

HISTORIA DE UN CRIMEN

¿Existe el crimen perfecto?. Durante años los escritores han especulado con esa idea y también los asesinos, algunos incluso consiguieron llevarlo a cabo, como el caso de Howard Green en Londres.

Green era un sastre humilde, bien considerado socialmente. Escribió un diario que la policía encontró en su propia casa. En ese diario analizaba con todo lujo de detalles catorce maneras de asesinar a su mujer, por la que profesaba un odio profundo y secreto.



Algunos procedimientos eran ridículos, otros brutales y unos pocos realmente brillantes. Pero lo que comprendió enseguida es que el peligro para el criminal no era la investigación de los hechos anteriores, sino los problemas que surgirían en el futuro.

Cualquier coartada contiene un elemento de falsedad que con paciencia es posible descubrir. Su conclusión fue que el único crimen perfecto no es aquel que queda sin resolver, sino el que se resuelve con un falso culpable.

Al final fue su mujer quien le mató a él. Una noche descubrió el diario, tuvieron una pelea y ella acabó matándole con unas tijeras.



El jurado, horrorizado por la lectura del diario, dictaminó que el homicidio fue en defensa propia y la declaró inocente.


Pasados muchos años se descubrió que la letra del diario no era de Howard Green, sino del amante de su mujer, un falsificador de obras de arte.


NOTA: Esta es una transcripción del relato narrado en la película "Los Crímenes de Oxford" por Arthur Seldom (el personaje interpretado por John Hurt). Las imágenes también están extraídas de la película.

EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.

No hay comentarios: