miércoles, 7 de agosto de 2013

LOS ERRORES DE ARISTÓTELES


Sin duda, Aristóteles (388 a. C. - 322 a. C.) es uno de los referentes del pensamiento y conocimiento humano que marcó muchos siglos de historia. Fue el principal discípulo de Platón y escribió muchos tratados sobre temas variados como lógica, física, astronomía, biología, etc. Debido a su gran prestigio, algunas de sus teorías prevalecieron por encima de las de otros sabios anteriores, contemporáneos y posteriores, que a pesar de tener la razón en sus planteamientos, fueron casi ninguneados porque solía imponerse lo que respaldaba Aristóteles, manteniéndose gran parte de sus ideas erróneas durante muchos siglos. A continuación se citan, por orden cronológico, algunos de los personajes que tenían razón en sus afirmaciones pero se vieron eclipsados por la larga sombra  de  Aristóteles y los que defendieron  sus errores:
 
HIPÓCRATES (460 a. C. - 370 a. C.)
Hizo innumerables contribuciones a la medicina. Defendía que el cerebro era el centro de la actividad intelectual del cuerpo humano. En este enlace hay una traducción de un párrafo de su tratado Sobre la enfermedad sagrada, donde hace una sencilla pero muy ilustrativa descripción de las funciones del cerebro que resulta sorprendente, teniendo en cuenta que fue hace 2.400 años. Aristóteles, posteriormente, le quitó toda la importancia a este órgano afirmando que su principal función era la de enfriar la sangre.

DEMÓCRITO (460 a. C. - 370 a. C.)
Fue discípulo de Leucipo y desarrollo su idea del "atomismo". Dijo que los átomos eran partículas infinitamente pequeñas, indivisibles, la porción mas pequeña de materia y que estaban separados por vacío. Aunque algunas de sus ideas resultaron ser correctas y otras no (por ejemplo, hoy en día sabemos que el átomo se puede dividir) defendió  sin prácticamente ningún apoyo la existencia del "átomo" y el "vacío", dos conceptos que no fueron tomados en serio durante muchos siglos. Aristóteles fue de los que negaron la existencia del átomo y el vacío, en cuestiones de "materia" era partidario de la teoría de los 4 elementos (raíces) de Empédocles (495 a. C. - 430 a. C.) que planteaba que la materia estaba compuesta por 4 elementos: tierra, aire, agua y fuego, a los que Aristóteles añadió una quinta esencia denominada "éter". Básicamente, esta idea errónea fue la que prevaleció durante un largo periodo de tiempo.
 
ARISTARCO DE SAMOS (310 a. C. - 230 a. C.)
Aristóteles apoyaba la teoría geocéntrica, manteniendo que el universo era esférico y finito con la Tierra inmóvil en el centro y todos los astros, incluido el sol, girando alrededor de ella. Pocas décadas después de su muerte, Aristarco de Samos le contradijo sugiriendo que el Sol era el centro del universo conocido y que la Tierra y demás astros se movían a su alrededor (teoría heliocéntrica). Fue el primero que lo propuso, pero recibió muchas críticas de sus contemporáneos por poner en duda lo que había apoyado el todopoderoso Aristóteles y casi nadie hizo caso de su revolucionaria idea.


Más tarde, en el siglo II de nuestra era, Ptolomeo apuntaló lo que defendió Aristóteles, desarrollando la teoría geocéntrica (en la imagen) que perduró muchos siglos, quedando el heliocentrismo de Aristarco de Samos prácticamente en el olvido hasta la época de Copérnico, que lo recuperó 1.800 años después.
 
ERATÓSTENES (276 a. C. - 194 a. C.)
Aristóteles había calculado la circunferencia de la Tierra en 80.000 km, basándose en la diferencia de posición aparente de la Estrella Polar entre Grecia y Egipto. Eratóstenes, un siglo después, inventó un método trigonométrico que utilizó para calcular esta longitud, estimándola en la mitad, 40.000 km, cifra que es prácticamente la que se estableció con las mediciones modernas.
 
NICOLÁS COPÉRNICO (1473 - 1543)
Formuló la teoría heliocéntrica que inicialmente había propuesto Aristarco de Samos (el sol como centro del universo conocido), enfrentándose a la teoría geocéntrica (la Tierra como centro del universo conocido) que defendió Aristóteles en el siglo IV a. C. y que Ptolomeo desarrolló y asentó en el siglo II de nuestra era, permaneciendo como verdad incuestionable durante 1.400 años. Copérnico acabó su teoría en 1532 después de un trabajo de 25 años, pero no fue publicada hasta poco después de su muerte con el título “Sobre las revoluciones de las esferas celestes”, abriendo un camino contra lo que defendieron Aristóteles y Ptolomeo, encontrándose con la oposición de la iglesia católica que fue en aumento en los años siguientes, hasta que en 1616 fue declarado libro prohibido durante más de 200 años. Esto no impidió que otros grandes personajes posteriores como Kepler, Brahe y Galileo, apoyaran su teoría y aportaran sus estudios que acabaron imponiendo la teoría heliocéntrica.
 
GALILEO GALILEI (1564 - 1642)
Llevó la contraria a varias de las teorías de Aristóteles. Galileo apoyó la teoría heliocéntrica, aportando pruebas basadas en datos extraídos de observaciones experimentales que fueron determinantes. Este respaldo a Copérnico le supuso muchos problemas con la iglesia. Otro asunto de astronomía en el que discrepó de Aristóteles estaba relacionado con la Luna. Aristóteles sostenía que la Luna era una esfera perfectamente redonda y lisa, pero Galileo pudo observar que no era así, porque con su telescopio vio que tenía cráteres y montañas. Otro tema en el que contradijo a Aristóteles tenía que ver con la caída de los cuerpos. Aristóteles sostenía que los cuerpos más pesados de una materia específica, caen de forma más rápida que aquellos que son más ligeros cuando sus formas son iguales. Este concepto equivocado se aceptó como norma durante aproximadamente 1800 años, hasta que Galileo llevó a cabo su experimento en la torre de Pisa con dos bolas de pesos muy diferentes, arrojándolas simultáneamente desde lo alto de la Torre y observando que llegaban juntas al suelo.

No se sabe con certeza si el experimento tuvo lugar o  solamente es una leyenda, pero en cualquier caso, sus conclusiones sobre la caída libre de los cuerpos desacreditaron el argumento aristotélico que venía a decir, básicamente, que la velocidad de la caída de un  objeto dependía de su peso, demostrando que no era exactamente así. Ver más sobre el tema en CAÍDA LIBRE DE LOS CUERPOS.
 
LOUIS PASTEUR (1822 - 1895)
Aristóteles propuso una teoría sobre el origen de la vida, basada en la “generación espontánea” de seres vivos por una interacción de fuerzas que llamo “entelequia”, es decir, afirmaba que las pulgas surgían de materia en putrefacción, los ratones del heno sucio, los peces e insectos a partir del rocío y sudor, los cocodrilos de los troncos en descomposición del fondo del agua, etc. La teoría se mantuvo muchos siglos sin que nadie la cuestionara hasta el siglo XVII. Primero lo hizo Francesco Redi en 1668, lo corroboró casi un siglo después Lazzaro Spallanzani y finalmente, pasado otro siglo, Louis Pasteur demostró de forma contundente y definitiva que no existía la “generación espontánea”.
 
En general, con el paso de los siglos se ha hecho justicia con los logros de muchos personajes de la historia, que en su momento no fueron valorados en su justa medida y en la actualidad reciben el reconocimiento de la comunidad científica, con títulos como el de Hipócrates que es conocido como "padre de la medicina" o el de Copérnico que está considerado el "fundador de la astronomía moderna", entre otros muchos que hoy son estudiados como ilustres visionarios que sus contemporáneos no supieron apreciar en toda su dimensión.
 
En cuanto a Aristóteles, estos solo son  algunos ejemplos de sus errores en distintas disciplinas que prevalecieron por encima de lo que defendían otros grandes sabios. Hay historiadores que opinan que estas equivocaciones provocaron un importante retraso en la evolución de la ciencia en muchos campos. Otros, en cambio, consideran que son más destacables sus grandes aportaciones en filosofía, astronomía, física, zoología, botánica, etc., teniendo en cuenta los limitados medios de estudio que tenía a su alcance en aquella época y que hacen comprensibles los errores que cometió.

 
EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.

10 comentarios:

Alvaro Rojas Rodriguez dijo...

Gracias Rita me parece brillante el análisis que haces y que curiosamente estos errores fueron los que por mas de 2000 años tuvo el pensamiento de la humanidad en la oscuridad. Un abrazo fraterno

Rafa Fernández dijo...

Se agradece el comentario Álvaro. Un saludo.

Alvaro Rojas Rodriguez dijo...

Rita si me lo permites quisiera ampliar en estos errores primigenios de la ciencia, otro atribuido a Aristòteles, es en su pensamiento expresado en la República en el libro I, capitulo II, donde sintetiza que los esclavos son seres inanimados, y al carecer de alma son como animales o cosas. teniendo en cuenta que es el peor pensamiento de la filosofa antigua, la iglesia tomo este pensamiento o cuando menos su silencio cómplice lo asevera, patrocino la esclavitud hasta hace algunos años. Gracias

Rafa Fernández dijo...

Gracias por la aportación Álvaro, siempre son bien recibidas las contribuciones como esta que enriquecen el artículo.
Veo que en tus dos comentarios me llamas Rita en lugar de Rafa, supongo que has tenido un lapsus que no tiene importancia, a no ser que salga mal en algún lugar del blog que ya sería más preocupante. De ser así te agradezco que me lo adviertas para corregirlo. Saludos.

Anónimo dijo...

Uno de los mayores errores de Aristóteles, y que aun sigue condicionando nuestra forma de pensar en occidente, es la simplicidad en la explicación de un hecho (Causa- efecto) obviando la multicausalidad. Esto condiciona hasta la investigación judicial, buscando siempre una unica causa a los acontecimientos.

543 dijo...

¡Artículo magnífico! Una verdadera alhaja a quienes de veras les gusta la ciencia.
En realidad, yo buscaba no solamente los errores de Aristóteles, sino también sus aciertos, si acaso existen.
De este modo, queda la pregunta: ¿hubo algún acierto científico por parte de Aristóteles?
A la par, hay la teoría de los 4 elementos, también (aire, fuego, agua y tierra), que Aristóteles respaldó y propagó, y que hoy es conocidamente improcedente.

¡Recuerdos!

Rafa Fernández dijo...

Me alegra que te haya gustado 543. Se pueden ver muchas páginas en internet sobre los logros de Aristóteles, por eso este artículo está centrado en algunos de sus errores, que es un tema menos trillado, pero sin ánimo de menospreciar en absoluto la importancia de sus valiosas aportaciones en innumerables campos de estudio.
Como este post va de sus fiascos, puede que en una próxima revisión incluya el que mencionas de los 4 elementos + un quinto que llamó "éter" y también, en relación con el tema de la "materia", sus discrepancias con Demócrito (filósofo anterior) que defendió la idea del átomo y el vacío, que Aristóteles negó posteriormente.
Gracias por comentar. Un saludo.

543 dijo...

Hola, Rafa.
Gracias por la complementación de mi comentario en lo tocante a los demás postulados de Aristóteles, como el que trata el "éter".
Ya me he hecho fan de tu blog.

¡Recuerdos de Brasil!

Rafa Fernández dijo...

Saludos 543. Como podrás comprobar, el artículo está modificado porque tu primer comentario me ha dado pie a incluir a DEMÓCRITO entre los personajes que de alguna manera quedaron ensombrecidos por Aristóteles.
Gracias por ayudarme a mejorar este post.

543 dijo...

¡Hola! Sí, ya lo noté, y me pone contento saber que he contribuido a tu artículo.
Un saludo.