domingo, 25 de agosto de 2013

INDIA O LA INDIA, PERÚ O EL PERÚ

A muchos nos ha surgido la duda sobre el nombre de algunos países y capitales, en cuanto a si es más correcto que vayan precedidos del correspondiente artículo o por el contrario esto es un error. Ejemplos como el de la India, el Perú, la China, el Afganistán, la Argentina, el Brasil, el Ecuador, los Países Bajos, el Japón , las Maldivas, el Líbano, el Sudán, el Togo, etc., pueden parecernos en algunos casos acertados y en otros casos no, en función de la costumbre de oírlos que tengamos. Lo cierto es que algunos están admitidos de las dos maneras, o sea, que pueden llevar el artículo o no llevarlo, como es el caso de todos los ejemplos anteriores. Otros, sin embargo, no es correcto que lleven el artículo y también hay algunos casos  en  los que  lo llevan incluido dentro del nombre.

La Real Academia Española, dentro de su página web, tiene un apartado donde da respuesta a las dudas más frecuentes y hace el siguiente análisis sobre este tema:
 
Muchos nombres de países pueden usarse opcionalmente precedidos de artículo: (el) Canadá, (los) Estados Unidos, (la) India, (el) Líbano, (el) Perú, etc., siendo diferente en cada caso la preferencia mayoritaria por una u otra opción. En estos topónimos el artículo no forma parte del nombre propio, por lo que se escribe con minúscula y se amalgama con las preposiciones a y de dando lugar a las contracciones al y del:
 
Nunca he estado en la India / Nunca he estado en India.
Viajó al Canadá / Viajó a Canadá.
Vengo del Perú / Vengo de Perú.
 
Otros topónimos, en cambio, no admiten su uso con artículo: Iremos a Chile, Han vuelto de Egipto, No conozco Noruega.
 
Para saber qué nombres de países admiten el uso opcional con artículo, puede consultarse el Apéndice 5: Lista de países y capitales, con sus gentilicios del Diccionario panhispánico de dudas. En dicha lista, en los nombres de países que pueden usarse precedidos de artículo, este aparece entre paréntesis detrás del topónimo.
 
Existen, además, algunos topónimos en los que el artículo es parte indisociable del nombre propio. En esos casos, el artículo se escribe con mayúscula inicial y no se amalgama en la escritura con las preposiciones a y de:
 
Lo conocí en La Habana. Volverá a El Cairo el mes que viene. Vengo de El Salvador.

O sea que, es correcto India (sin artículo) y también es correcto la India, así como Perú y el Perú, al igual que otros muchos casos que se pueden ver en el enlace ya mencionado del Apéndice 5.

EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.

sábado, 17 de agosto de 2013

ENCONTRAMOS A WALLY

En el artículo anterior titulado BUSCANDO A WALLY, se mostraban ocho dibujos donde había que encontrar al famoso personaje y otro a mayores de Los Simpson en el que se trataba de buscar a Homer, Marge, Bart, Lisa y Maggie. Si no los encontraste o no quisiste perder demasiado tiempo en la faena, aquí  te damos  las soluciones para que  no  te quedes con las ganas  de saber donde estaban.







EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.


jueves, 15 de agosto de 2013

BUSCANDO A WALLY

Wally es el nombre original de un personaje creado en 1987 por el británico Martin Handford, aunque en otros países fue bautizado con otros nombres como Walter en Alemania, Charlie en Francia o Waldo en EE.UU. Es el protagonista de una serie de libros titulados originalmente ¿Were´s Wally? (¿Dónde está Wally?) que tienen la particularidad de ofrecer un sencillo juego a base de dibujos en los que Wally está "escondido" entre muchas personas y se trata de encontrarlo. El personaje siempre viste jersey de rayas horizontales rojas y blancas con pantalón vaquero azul, lleva además un gorro de lana a juego con el jersey y gafas redondas. Aparte de los libros de dibujos también  se ha hecho una  serie  de televisión, muchos  comics, varios videojuegos, etc. 
Aquí puedes ver algunos ejemplos de los dibujos que aparecen en los libros. Se trata de imágenes redimensionadas para que quepan en el espacio del blog, pero puedes pinchar en ellas para verlas más grandes o utilizar el zoom del navegador. Se han elegido variados, algunos muy fáciles y otros más complicados, en cualquier caso, al final del artículo tienes un enlace para ver todas las soluciones. 






En la siguiente imagen no busques a Wally porque no está. Es un dibujo de los personajes que aparecen en Los Simpson y aunque están revueltos es muy fácil encontrar al que quieras. Puedes empezar buscando a los cinco protagonistas principales de la serie: Homer, Marge, Bart, Lisa y Maggie.

Seguramente, si te has parado un poco, has podido encontrar a todos los personajes "ocultos", pero si no fue así, en  este otro artículo titulado ENCONTRAMOS A WALLY, puedes comprobar las soluciones.
 
EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.

miércoles, 7 de agosto de 2013

LOS ERRORES DE ARISTÓTELES


Sin duda, Aristóteles (388 a. C. - 322 a. C.) es uno de los referentes del pensamiento y conocimiento humano que marcó muchos siglos de historia. Fue el principal discípulo de Platón y escribió muchos tratados sobre temas variados como lógica, física, astronomía, biología, etc. Debido a su gran prestigio, algunas de sus teorías prevalecieron por encima de las de otros sabios anteriores, contemporáneos y posteriores, que a pesar de tener la razón en sus planteamientos, fueron casi ninguneados porque solía imponerse lo que respaldaba Aristóteles, manteniéndose gran parte de sus ideas erróneas durante muchos siglos. A continuación se citan, por orden cronológico, algunos de los personajes que tenían razón en sus afirmaciones pero se vieron eclipsados por la larga sombra  de  Aristóteles y los que defendieron  sus errores:
 
HIPÓCRATES (460 a. C. - 370 a. C.)
Hizo innumerables contribuciones a la medicina. Defendía que el cerebro era el centro de la actividad intelectual del cuerpo humano. En este enlace hay una traducción de un párrafo de su tratado Sobre la enfermedad sagrada, donde hace una sencilla pero muy ilustrativa descripción de las funciones del cerebro que resulta sorprendente, teniendo en cuenta que fue hace 2.400 años. Aristóteles, posteriormente, le quitó toda la importancia a este órgano afirmando que su principal función era la de enfriar la sangre.

DEMÓCRITO (460 a. C. - 370 a. C.)
Fue discípulo de Leucipo y desarrollo su idea del "atomismo". Dijo que los átomos eran partículas infinitamente pequeñas, indivisibles, la porción mas pequeña de materia y que estaban separados por vacío. Aunque algunas de sus ideas resultaron ser correctas y otras no (por ejemplo, hoy en día sabemos que el átomo se puede dividir) defendió  sin prácticamente ningún apoyo la existencia del "átomo" y el "vacío", dos conceptos que no fueron tomados en serio durante muchos siglos. Aristóteles fue de los que negaron la existencia del átomo y el vacío, en cuestiones de "materia" era partidario de la teoría de los 4 elementos (raíces) de Empédocles (495 a. C. - 430 a. C.) que planteaba que la materia estaba compuesta por 4 elementos: tierra, aire, agua y fuego, a los que Aristóteles añadió una quinta esencia denominada "éter". Básicamente, esta idea errónea fue la que prevaleció durante un largo periodo de tiempo.
 
ARISTARCO DE SAMOS (310 a. C. - 230 a. C.)
Aristóteles apoyaba la teoría geocéntrica, manteniendo que el universo era esférico y finito con la Tierra inmóvil en el centro y todos los astros, incluido el sol, girando alrededor de ella. Pocas décadas después de su muerte, Aristarco de Samos le contradijo sugiriendo que el Sol era el centro del universo conocido y que la Tierra y demás astros se movían a su alrededor (teoría heliocéntrica). Fue el primero que lo propuso, pero recibió muchas críticas de sus contemporáneos por poner en duda lo que había apoyado el todopoderoso Aristóteles y casi nadie hizo caso de su revolucionaria idea.


Más tarde, en el siglo II de nuestra era, Ptolomeo apuntaló lo que defendió Aristóteles, desarrollando la teoría geocéntrica (en la imagen) que perduró muchos siglos, quedando el heliocentrismo de Aristarco de Samos prácticamente en el olvido hasta la época de Copérnico, que lo recuperó 1.800 años después.
 
ERATÓSTENES (276 a. C. - 194 a. C.)
Aristóteles había calculado la circunferencia de la Tierra en 80.000 km, basándose en la diferencia de posición aparente de la Estrella Polar entre Grecia y Egipto. Eratóstenes, un siglo después, inventó un método trigonométrico que utilizó para calcular esta longitud, estimándola en la mitad, 40.000 km, cifra que es prácticamente la que se estableció con las mediciones modernas.
 
NICOLÁS COPÉRNICO (1473 - 1543)
Formuló la teoría heliocéntrica que inicialmente había propuesto Aristarco de Samos (el sol como centro del universo conocido), enfrentándose a la teoría geocéntrica (la Tierra como centro del universo conocido) que defendió Aristóteles en el siglo IV a. C. y que Ptolomeo desarrolló y asentó en el siglo II de nuestra era, permaneciendo como verdad incuestionable durante 1.400 años. Copérnico acabó su teoría en 1532 después de un trabajo de 25 años, pero no fue publicada hasta poco después de su muerte con el título “Sobre las revoluciones de las esferas celestes”, abriendo un camino contra lo que defendieron Aristóteles y Ptolomeo, encontrándose con la oposición de la iglesia católica que fue en aumento en los años siguientes, hasta que en 1616 fue declarado libro prohibido durante más de 200 años. Esto no impidió que otros grandes personajes posteriores como Kepler, Brahe y Galileo, apoyaran su teoría y aportaran sus estudios que acabaron imponiendo la teoría heliocéntrica.
 
GALILEO GALILEI (1564 - 1642)
Llevó la contraria a varias de las teorías de Aristóteles. Galileo apoyó la teoría heliocéntrica, aportando pruebas basadas en datos extraídos de observaciones experimentales que fueron determinantes. Este respaldo a Copérnico le supuso muchos problemas con la iglesia. Otro asunto de astronomía en el que discrepó de Aristóteles estaba relacionado con la Luna. Aristóteles sostenía que la Luna era una esfera perfectamente redonda y lisa, pero Galileo pudo observar que no era así, porque con su telescopio vio que tenía cráteres y montañas. Otro tema en el que contradijo a Aristóteles tenía que ver con la caída de los cuerpos. Aristóteles sostenía que los cuerpos más pesados de una materia específica, caen de forma más rápida que aquellos que son más ligeros cuando sus formas son iguales. Este concepto equivocado se aceptó como norma durante aproximadamente 1800 años, hasta que Galileo llevó a cabo su experimento en la torre de Pisa con dos bolas de pesos muy diferentes, arrojándolas simultáneamente desde lo alto de la Torre y observando que llegaban juntas al suelo.

No se sabe con certeza si el experimento tuvo lugar o  solamente es una leyenda, pero en cualquier caso, sus conclusiones sobre la caída libre de los cuerpos desacreditaron el argumento aristotélico que venía a decir, básicamente, que la velocidad de la caída de un  objeto dependía de su peso, demostrando que no era exactamente así. Ver más sobre el tema en CAÍDA LIBRE DE LOS CUERPOS.
 
LOUIS PASTEUR (1822 - 1895)
Aristóteles propuso una teoría sobre el origen de la vida, basada en la “generación espontánea” de seres vivos por una interacción de fuerzas que llamo “entelequia”, es decir, afirmaba que las pulgas surgían de materia en putrefacción, los ratones del heno sucio, los peces e insectos a partir del rocío y sudor, los cocodrilos de los troncos en descomposición del fondo del agua, etc. La teoría se mantuvo muchos siglos sin que nadie la cuestionara hasta el siglo XVII. Primero lo hizo Francesco Redi en 1668, lo corroboró casi un siglo después Lazzaro Spallanzani y finalmente, pasado otro siglo, Louis Pasteur demostró de forma contundente y definitiva que no existía la “generación espontánea”.
 
En general, con el paso de los siglos se ha hecho justicia con los logros de muchos personajes de la historia, que en su momento no fueron valorados en su justa medida y en la actualidad reciben el reconocimiento de la comunidad científica, con títulos como el de Hipócrates que es conocido como "padre de la medicina" o el de Copérnico que está considerado el "fundador de la astronomía moderna", entre otros muchos que hoy son estudiados como ilustres visionarios que sus contemporáneos no supieron apreciar en toda su dimensión.
 
En cuanto a Aristóteles, estos solo son  algunos ejemplos de sus errores en distintas disciplinas que prevalecieron por encima de lo que defendían otros grandes sabios. Hay historiadores que opinan que estas equivocaciones provocaron un importante retraso en la evolución de la ciencia en muchos campos. Otros, en cambio, consideran que son más destacables sus grandes aportaciones en filosofía, astronomía, física, zoología, botánica, etc., teniendo en cuenta los limitados medios de estudio que tenía a su alcance en aquella época y que hacen comprensibles los errores que cometió.

 
EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.

jueves, 1 de agosto de 2013

PRIMER ANIVERSARIO

EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.