martes, 13 de noviembre de 2012

OVNIS Y EXTRATERRESTRES

La lógica nos lleva a pensar que es muy probable que exista vida fuera de la Tierra, teniendo en cuenta la inmensidad del universo y la cantidad de planetas que potencialmente pueden tener las condiciones necesarias para que haya alguna forma de vida en ellos. Es una posibilidad que no se puede descartar, como también lo es que esa vida extraterrestre sea inteligente y que además puedan habernos visitado. Hay muchos indicios en contextos muy variados, aunque la mayoría suelen tener una explicación “humana” que nada tiene que ver con seres de otros planetas.
 
En general tenemos mucha facilidad para vincular a los extraterrestres con sucesos que nos resultan inexplicables ya sean de la historia antigua o de la actualidad reciente. Dos buenos ejemplos de ello son la misteriosa construcción  de las pirámides de Egipto y las extrañas desapariciones del triángulo de las Bermudas. Dos temas muy estudiados que no parecen tener sentido y a falta de una explicación mejor,  se especula con la posibilidad de que visitantes alienígenas podrían tener algo que ver.
 
Se han popularizado muchas historias relacionadas con ovnis y extraterrestres. El caso más conocido es el accidente de una supuesta nave espacial en los alrededores de Roswell (EE. UU.) el 2 de julio de 1947. Hay muchas versiones con datos muy distintos de lo que sucedió aquel día y los siguientes, por lo que entrar en detalles podría resultar muy pesado. Como idea global resumida, la mayoría de los que defienden que el caso es real, dicen que los restos del platillo volante y de sus ocupantes muertos fueron trasladados a la famosa Área 51 para su estudio, donde se les realizaron autopsias a los extraterrestres y pruebas de todo tipo a los restos de la nave. A los pocos días del suceso, el gobierno negó que se tratara de un platillo volante y presentó como prueba los restos de un artefacto meteorológico, zanjando el tema como una confusión que la gente había exagerado. Desde entonces y hasta nuestros días, los que no creyeron la versión oficial han especulado con un sinfín de teorías a cada cual más inverosímil, desde que el gobierno utilizó la tecnología alienígena para fabricar armas de todo tipo, hasta que los extraterrestres sobrevivieron y los siguen manteniendo ocultos.

A finales de agosto de 1995 salió a la luz un video que mostraba la supuesta autopsia de uno de los extraterrestres del accidente de Roswell. Dio la vuelta al mundo y lo vieron millones de personas, pero al poco tiempo quedó demostrado que el documento era falso porque, para los entendidos en el tema, era muy evidente que los que hacían la autopsia no tenían mucha idea del procedimiento y el cuerpo era de goma relleno de vísceras animales.

Independientemente del video falso, la posibilidad de que realmente se haya estrellado una nave espacial en Roswell sigue estando viva y hay motivos suficientes para pensar que, como mínimo, el gobierno ocultó información.
  
El tema ovni tiene muchos seguidores con ganas de creer y algunas veces surgen aprovechados que se inventan "fenómenos" para engañar, sacar provecho económico o simplemente divertirse. Uno de los fraudes más llamativos es el de los llamados “círculos en los cultivos”, que consiste en dibujos que aparecen en campos de trigo, maíz, etc. que empezaron a proliferar desde mediados de los años 70 en Reino Unido, donde aparecieron los primeros que en un principio eran pequeños y sencillos y se popularizaron como posibles señales hechas por extraterrestres. En el año 1991 dos británicos confesaron ser los autores de aquellos primeros círculos y aunque algunos dudan de su versión, desde entonces la mayoría de la gente dejó de creer en que podían ser un “fenómeno alienígena”.







Con el tiempo han ido apareciendo en diversos lugares del mundo y cada vez son más grandes, complejos y perfectos porque muchos de sus autores utilizan programas informáticos para diseñarlos y las últimas tecnologías para conseguir unos dibujos sorprendentes, pero “terrícolas” al fin y al cabo. En los últimos años ha surgido una nueva tendencia más efímera porque las creaciones se hacen en la nieve, por lo que son menos duraderas pero con resultados también  muy llamativos. Por lo menos, estas últimas nadie ha tratado de vincularlas con seres de otros planetas, que se sepa.



Los ufólogos y otros estudiosos del tema, han desmontado muchas farsas, manipulaciones y en general intentos de engaño sobre fenómenos relacionados con extraterrestres, pero hay un pequeño porcentaje de hechos inexplicables que parecen auténticos o que por lo menos no se ha podido determinar que ha sucedido realmente. Entre ellos hay algunos avistamientos de ovnis sin esclarecer, testimonios de abducciones con rastros que no parecen tener sentido y varios casos documentados de algún tipo de contacto, que en conjunto nos dejan la duda de que algo de todo esto podría ser real.

Al principio de este artículo se hace referencia a la inmensidad del universo como principal premisa de la posibilidad de vida extraterrestre. Para hacernos una idea de su magnitud es un buen ejemplo la fotografía de 9 gigapíxeles del centro de la Vía Láctea sacada el 23 de octubre de 2012 y que pasará a la historia porque gracias a su resolución capta un número de estrellas que hasta ahora no se había conseguido. En este enlace hay una muestra de muy poca calidad que no puede recoger el esplendor del original, en la que se han contabilizado, solo en el centro de nuestra galaxia, 84 millones de estrellas, que en realidad es un pequeñísimo porcentaje de las 100.000 millones que se estima que hay solamente en la Vía Láctea. Esta otra imagen es una panorámica del año 2007 formada por fragmentos de varias fotografías y corresponde a la zona septentrional, en ella se pueden apreciar innumerables puntos blancos (pinchar en la foto para verla más grande).


Nuestra galaxia, la Vía Láctea o también llamada Camino de Santiago, es inmensa pero a su vez insignificante porque solo es una minúscula parte del universo. Los astrónomos calculan que hay 10.000 millones de galaxias, que multiplicando nos deja un número astronómico (nunca mejor dicho) de estrellas y planetas, por lo que resulta un poco inverosímil que entre billones de posibilidades, solo exista vida en la Tierra. Otro tema distinto es que esas hipotéticas formas de vida nos hayan visitado.

En los inicios del "fenómeno ovni" se estableció un estereotipo de nave espacial con forma de platillo volante, que se basada en las descripciones de los testigos de avistamientos. También se generalizó una imagen de extraterrestre con cabeza y ojos grandes, nariz y boca pequeña y con cuerpo grisáceo y menudo, que supuestamente era una especie de “retrato robot” creado a partir de las coincidencias de los datos facilitados por los que afirmaban haberlos visto. Con el tiempo se ha ido diversificando esta idea pero casi siempre conservando un aspecto humanoide. Las películas de cine son un gran escaparate de formas de vida de otros planetas, un variado catálogo de criaturas, a veces agradables y otras veces terroríficas, que lo único que tienen en común, con los pies en el suelo, es que todas son imaginarias. 
 
En la realidad, de momento no se ha podido demostrar que nos hayan visitado extraterrestres, ni que haya seres inteligentes fuera de nuestro planeta, ni siquiera que exista algún tipo de vida más allá de la Tierra y, por mucho que pensemos que puede ser así, no hay ninguna prueba concluyente de ello.

Pero mejor acabar este artículo con la reflexión que hace el personaje de Jodie Foster (Ellie) al final de la película Contact: “Si solo estamos nosotros, cuanto espacio desaprovechado, ¿verdad?”.

EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.

No hay comentarios: